viernes, 18 de marzo de 2011

Los amigos y el TLP.

En la vida hay que saber elegir, no todo es bueno, ni todo es malo, ni es oro todo lo que reluce, y las enfermedades mentales relucen mucho.
Las hay de todo tipo, depresiones, trastornos obsesivos compulsivos, bipolares, esquizofrénicos, paranoides... más o menos cada quién tiene hecha su idea de cómo son las enfermedades, lo habrán visto en alguna película cuando lo satirizaban (quién no recuerda a Jack Nicholson en Mejor Imposible, o a Richard Gere en Mr. Jones), en momentos así, te da yuyu, pero parece también gracioso, y mucha gente cree que por ello, a sabe lo que es un enfermo mental.
Pero... y el TLP?? Trastorno límite del que...?, que eres border... ah si, que eres una borde!!, a lo que voy es que no hay tanta información, ahora mismo no me pondré a dar deficiniones que se encuentran en la Wikipedia o que se pueden encontrar en Google, pero desde la aceptación de la enfermedad se me desarrolló una duda... cuándo le dices a alguien que tienes TLP?, digo, no vas hablando sola por la calle, ni haces las cosas 50 veces, ni creyendo que te persiguen y demás clichés lejos de la realidad.  Volvemos al punto de "Qué tienes qué??... qué es eso?".
Descubrí una cosa con alegría, mis amigos cercanos, los más cercanos, fueron  capaces de notar que algo no estaba bien conmigo, me iban preguntando cómo estaba, y se preocupaban por mí, pero sobretodo, no me acorralaron, esperaron a que yo hablara, y siempre lo hacían, estaban de orejas para escuchar y hombros para llorar. Nunca tuve necesidad  de decirles "tengo TLP", simplemente algo no estaba bien y actuaban en consecuencia... si me veian depre intentaban alegrarme, y si estaba eufórica intentaban calmarme, etc, etc.
La gente más distante a mí... no tenían por qué enterarse de nada. No estamos obligados a desnudar nuestra psique delante de nadie, ellos también veían que algo pasaba, e intentaban averiguarlo a su manera, pero nunca se acercaron a preguntarme cómo estaba.
Mención aparte merecen las personas que como yo las llamo son "Conocedores por obligación", para mi, ha sido fundamental la presencia de mi mejor amigo Jordi durante todo el proceso, cada cambio de medicación venía a dormir a casa, me escondía los cuchillos, y me pegaba broncas cuando había que pegarlas, mi otro mejor amigo, Diego, que siempre estuvo ahí en mente, por que vive en otra ciudad, pero cometí el error de no querer contarle las cosas más chungas, y bueno, ahora estamos un poco más separados y no tenemos comunicación, mi amigo Víctor, a quien le debo la vida, él fue quien me llamó aquella noche.  Y porteriormente al ingreso, y cuando ya me encontraba mejor, mi amiga Cris.
La relación con Cris es algo que nuestros terapeutas intentan desmontar desde hace tiempo, nos conocimos en el hospital, y las dos estábamos por intentos de suicidio, pero nos hicimos grandes amigas, cuando salimos de ahí, seguimos con la amistad para ir a pasear o tomar algo, nos obligábamos a salir de casa, y nadie nos entendía mejor que la otra, pero no es conveniente hacer este tipo de amistades, por que si coincide con que las dos nos hundamos el mismo día, el resultado puede ser desaastrozo.  Aún así nos frecuentamos. Como las dos sabíamos lo que era estar muy chunga, compartimos direcciones para llamar ambulancias si era necesario, y alguna vez nos llegamos a llamar por la madrugada cuando teníamos alguna crisis.  Otro gran apoyo fué Paolo, una gran persona, él y Jordi me iban a visitar cada fin de semana para verme, y Lourdes y Fátima, que estuvieron conmigo desde el principio de todo, cuando todo estaba aún bien.
Cuando les expliqué lo que pasaba a ellos, los más cercanos, no fué ninguna clase de sorpresa, no tenían ni idea de lo que era un TLP, pero les bastaba con saber que era algo que me hacía ponerme mal, y estuvieron conmigo.  De momento NADIE me ha rechazado por tenerlo.
En conclución, bueno, en mis propias conclusiones que no tienen por que ser las definitivas, nadie está obligado a exigirte que le reveles nada de tu vida, no tengas miedo de desahogarte con alguien cercano a tí, probablemente se sorprenda, pero seguramente estará ahí para tí como tu lo estarías para él. 
Nadie tiene derecho a rechazarnos, peor para ellos, pero sí soy partidaria de darle a la gente un tiempo para pensar por que a veces el bombazo puede ser muy fuerte.
Pero lo más importante, independientemente de la cantidad y calidad de personas con quienes quieras desahogarte, siempre, SIEMPRE, SIEMPRE, ten a una persona de confianza, a quien puedas llamar si te encuentras mal para ir a tu casa, que tenga los datos de tu domicilio por si hay que ir o llamar a una ambulancia, y con quien puedas desahogarte si tienes ideas de suicidio, preferentemente que no sea otro paciente (regla que rompemos Cris y yo), por que igual te escucha muy bien, pero luego se deprime por todo lo que le dijiste.  Es tu seguridad por encima de todo, cuando te sientas deprimido y que no le importas a nadie y que nadie vale la pena, acuérdate que cuando te venga la euforia lo verás de forma diferente.  Todeo pasa, lo bueno y lo malo... todo pasa.

3 comentarios:

  1. Intenta ver la parte positiva, bueno creo que ya lo haces: tienes amigos cercanos, estupendos, y que te apoyan.
    No todo el mundo los tiene, tengan o no ése o cualquier otro transtorno, o ninguno.

    ResponderEliminar
  2. Si, tener alguien en quien confiar aún las cosas más oscuras (no es fácil decirle a alguien que te cortas tu misma con un cuchillo, por ejemplo), es básico, y muchas veces es lo que me ha dado fuerzas para seguir.

    ResponderEliminar
  3. (01/02)Cjahaira@hotmail.com. Nombre jahaira cordova. Lugar residencia venezuela. Edad 38 anos. Tlp o borderline, trastorno personalidad limitrofe. Amigas prefer

    ResponderEliminar